No duermas con sus mascotas, no arriesgue su vida, este es el por que!

Michelle Borrow, fue al ginecólogo porque tenía un fuerte dolor en su zona intima. Ella acudió con el especialista para saber el porqué de su dolor; sin embargo, jamás se imaginó que su gato tendría culpa en esto.

El ginecólogo no sacó un tampón ni una toalla sanitaria de su vag¡na; lo que sacó fue bola de pelos. Michelle no entendía como llego eso ahí; no obstante, luego de observarla detenidamente; pudo concluir que ese pelo no era de ella, sino que de su gato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *