Licuado de banana, avena y chía

Cuando me percaté de que por una u otra razón no estaba consumiendo las porciones de fruta necesarias para tener una dieta balanceada, me di cuenta de lo útiles que pueden ser los licuados, batidos y merengadas para lograr este propósito. A veces mezclo vegetales con las frutas, pero otras veces como hoy me apetece sólo fruta. Ahora observa como sacarle provecho.

Cada vez que sustituyo el desayuno por uno de estos licuados, o si me los tomo en la merienda de la mañana y la tarde, noto que como menos y si limito mi almuerzo y mi cena a una ensalada con aceite de oliva (nada de mayonesa o aderezos de los que se compran ya preparados) y alguna proteína magra (pollo o pescado a la plancha o a la parrilla), pierdo peso casi instantáneamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *