Hongos en las uñas: cómo usar el orégano para eliminarlos naturalmente

Los hongos en las uñas de los pies son una infección que por lo general no causa dolor, pero sí hacen que la uña cambie de aspecto; esta se torna más frágil, aumenta su grosor y por lo general se pone de un color amarillo o blanco intenso. Esta afección es un problema estético y de salud que se puede prevenir.

Según Mayo Clinic, esta afección es común y comienza con una mancha blanca o amarilla debajo de la punta de una uña, bien sea del pie o de la mano. Los hongos en las uñas también se denominan onicomicosis. Cuando el hongo infecta las áreas que están entre los dedos de los pies y la piel de estos, se llama pie de atleta.

Síntomas

Es posible que se tengan hongos en las uñas si ocurre lo siguiente:

 Están engrosadas.
Cambian de color blanco a amarillo intenso.
Están frágiles, descamadas o irregulares.
Tienen forma anormal.
Tienen un color oscuro, provocado por la acumulación de residuos debajo de la uña.
Tienen un olor ligeramente desagradable.
El portal de cuidado personal Cocó March brinda la receta de algunos remedios caseros que pueden ayudar a tratar los hongos en las uñas. Cabe mencionar que antes de su aplicación se recomienda consultar con un médico especialista que apruebe sus usos, con el fin de evitar alergias o reacciones adversas.

Orégano

Ingredientes:

1 taza de hojas de orégano fresco.
1 taza de aceite de oliva.

Preparación:

Colocar progresivamente las hojas y un poco de aceite en un recipiente y machacarlas hasta formar una pasta.
Luego, poner esta mezcla en un frasco de vidrio y terminar de verter el aceite restante en él.
Tapar el frasco, agitarlo y luego colocarlo en un lugar fresco y oscuro por 2 semanas.
Una vez se tenga el aceite de orégano casero o comercial se puede aplicar una vez al día hasta que el hongo desaparezca empleando alguna de estas dos formas de uso:

Remojar los pies o manos en un recipiente con agua y unas cucharaditas de aceite de orégano.
Frotar directamente sobre las uñas afectadas aceite de orégano diluido (una gota de aceite en una cucharadita de aceite de coco o de oliva).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *