¿Hígado graso? Trátate de forma natural

Desgraciadamente padecer de hígado graso es bastante común. Pero es reversible y por lo regular desaparece si haces unos cambios en tu vida.

Este padecimiento no es normal, pero en su gran mayoría de los casos no es grave. Pero debes estar al pendiente si se genera alguna inflamación u otro tipo de daño que puede agravar tu condición.

Si tienes diabetes, o alguna otra enfermedad que te provoque que tu hígado este graso debes tomar las precauciones necesarias para que no llegue a ser perjudicial, especialmente mientras no te han diagnosticado de alguno de los padecimientos tu hígado puede sufrir severamente.

¿Hígado graso? Trátate de forma natural

¿Qué es el hígado graso?

Puedes catalogar a tu hígado como graso si su peso está conformado entre el 5 y el 10% de grasa. Es común en personas mayores de 50 años y la mayoría de las personas que lo tienen no presentan ninguna complicación extra.

Tiene dos categorías:

Hígado graso por exceso de alcohol
Hígado graso no alcohólico

Hígado graso por alcohol

La realidad es que el hígado graso es la etapa preliminar de la enfermedad hepática relacionada con el consumo de alcohol. Donde el hígado se vuelve incapaz de descomponer las grasas que se van acumulando.

Lo bueno es que es completamente reversible si el paciente deja la ingesta de este tipo de bebidas. Lo malo es que si no lo hace se puede transformar en cirrosis.

Hígado graso no alcohólico

Desgraciadamente también puede convertirse en cirrosis y la causa es principalmente por la obesidad, la diabetes tipo 2, colesterol alto, tomar ciertos medicamentos, niveles altos de triglicéridos, o síndrome metabólico.

Síntomas

Lo triste del asunto es que cuando la enfermedad no es severa no presenta síntomas. Ya que está avanzada puede producir fatiga, el paciente puede experimentar falta de apetito, pierde peso, nauseas, se confunde fácilmente y tiene mala memoria.

Remedios que puedes preparar en casa

Antes de que empecemos con los remedios debes hacer los siguientes cambios. No son sencillos, pero si ya te diste cuenta de que tienes este padecimiento ya es severo y no hay tiempo de titubeos.

Suplemento de cardo mariano

Consíguelo en las tiendas naturistas o en algunas farmacias. Sigue las indicaciones del frasco y/o consulta con tu médico.

Jengibre

Está repleto de antioxidantes que controlan los triglicéridos.

Tritura la raíz del jengibre y arrójalo en agua caliente. Separa del fuego y deja enfriar por unos 10 minutos. Tómalo 3 veces al día. También puedes agregar jengibre rallado a tus ensaladas.

Toronja

Disminuye la grasa corporal y mitiga el síndrome metabólico, lo que alivia a los pacientes de hígado graso.

Come frutas y vegetales

Comer sanamente y dejar los refrescos, las comidas muy procesadas e integrar frutas y verduras a tu dieta no solamente te ayudarán a mejorar las condiciones de tu hígado, si no mejoraran la condición general de tu cuerpo.

Comer frutas y verduras crudas te ayudan a curar efectivamente tu hígado. Lo reparan y lo limpian para que vuelva a ser capaz de  atrapar y eliminar las grasas efectivamente entre otras toxinas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *