Cómo endurecer las uñas débiles y quebradizas

Si tenemos las uñas quebradizas puede ser que hayamos abusado de algún esmalte de gel o simplemente, que no tengamos las uñas muy fuertes, y éstas tiendan a romperse con facilidad. Ya explicamos cómo hacer crecer la uña de forma rápida, ahora os daremos una serie de remedios caseros para endurecer las uñas.

¿Por qué se rompen las uñas?

Las uñas frágiles que se parten con facilidad pueden tener varios orígenes:una nutrición que no es la adecuada (falta de vitaminas) o en casos más excepcionales, si hay algún tratamiento médico específico. También hay causas genéticas como la anemia, la diabetes o problemas dermatológicos de carácter muy variado.

La fragilidad de la uña puede aparecer en muchas mujeres, a consecuencia de la menopausia y las variaciones hormonales. Aunque la mayoría de los casos, las uñas se pueden romper por el uso continuado de productos químicos que ejercen corrosión en las uñas. De ahí que siempre que limpiemos en casa, sea casi obligatorio hacer la limpieza con guantes.

Además, las uñas pueden romperse si durante años y de forma frecuente hemos utilizado esmaltes de uñas, lo que puede llevar a una deshidratación general de la uña. Los disolventes para uñas, es decir, los quitaesmaltes, también son responsables de este debilitamiento de las uñas. Lo más conveniente y aconsejable en estos casos es darles un descanso, éste sería un remedio muy eficaz para endurecer las uñas a largo plazo, y mantenerlas más sanas.

En el caso de los esmaltes semipermanentes, también sería conveniente dejar descansar las uñas durante un largo periodo, ya que los quitaesmaltes de este tipo de productos son bastante corrosivos y pueden dañar mucho las uñas. Si alguno de éstos es nuestro caso, y las uñas se nos rompen con más facilidad que de costumbre, hay una serie de remedios caseros para endurecer las uñas que funcionan muy bien y son fáciles.

Cómo endurecer las uñas: preparados naturales

Hay algunos productos para endurecer las uñas que son cien por cien naturales, y que funcionan muy bien. Muchos de ellos pueden venir en formato cosmético que empleamos para otras finalidades, pero que vienen muy bien para ayudar a fortalecer las uñas:

Aloe vera y aceite de oliva: en un bol, mezclamos una cucharada sopera de gel de aloe vera con unas tres gotas de aceite de oliva virgen. Después, cogemos un disco o una bola de algodón y nos lo pasamos por las uñas, dejando que se absorba la mezcla.

Aceite de oliva, huevos y miel: en un bol echamos una cucharada generosa de aceite de oliva, otra de miel y una yema de huevo. Mezclamos hasta obtener una mezcla homogénea, la colocamos con cuidado en las uñas y dejamos que actúe durante al menos media hora.

Aplicamos dos o tres veces por semana, y notaremos cómo se endurecen las uñas de forma progresiva.

Menta, manzanilla y aceite de oliva: la menta y la manzanilla, además de mejorar notablemente la apariencia de las uñas, fortalecen las uñas y además alivian problemas como la sequedad.

Hervimos agua, y vertemos en una taza. Introducimos la infusión de manzanilla, media cucharadita de aceite de oliva, y un par de hojas de menta. Dejamos reposar durante media hora, y aplicamos la mezcla con un algodón, dejando actuar durante al menos otra media hora.

Pasta de cebolla: picamos una cebolla, la trituramos hasta conseguir una pasta y cubrimos las uñas. Dejamos que actúe durante unos 10 minutos hasta que se seque la pasta, y nos enjuagamos. Repetir el tratamiento un par de veces por semana.

Cómo endurecer las uñas: otros productos naturales

El agua  y el bicarbonato son productos para fortalecer las uñas de forma rápida que funcionan muy bien. Y el ajo también ayuda a endurecer las uñas de forma natural. Podemos hacer una mezcla con jugo de limón y bicarbonato, y remojar las uñas unas dos veces al día. Si queremos hidratar los dedos y las uñas, podemos añadir una cucharada de aceite de oliva. El bicarbonato también ayudará a blanquear las uñas, si están amarillentas, además de debilitadas.

Otro remedio casero que funciona bien, y además muy rápido, más que cualquiera de los anteriores, es sumergir las uñas en zumo de limón, y después frotarlas bien con un diente de ajo. Sin enjuagarlas, echamos agua oxigenada en un disco de algodón, y nos impregnamos bien las uñas, y finalmente las introducimos en vinagre de manzana durante unos minutos. Esta técnica deberemos aplicarla para fortalecer las uñas al menos durante una semana antes de acostarnos. Nos sorprenderá comprobar cómo las uñas crecen más fuertes en pocos días.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *