Bebe el zumo de tomate todas las noches y me lo agradeceras.

El tomate tiene bajo contenido de calorías, por cada 180 ml. que tomes, solo estarás tomando 31 calorías, no tiene grasas saturadas y poli-insaturadas, sus niveles de grasa total son mínimos, lo cual favorece mucho a quienes pretenden bajar de peso.

Este delicioso jugo es rico en fibra, por lo tanto ayuda efectivamente a reducir el colesterol malo, contiene  un potente regulador del colesterol, lo cual hace que este jugo sea ideal tomarlo con regularidad, especialmente para aquellas personas que tienden a sufrir del colesterol alto en la sangre.

Para el corazón. Sus componentes te ayudan a controlar y a mejorar muchos de estos padecimientos. Ayuda a prevenir infartos y otros problemas del corazón a las personas que no padecen ninguna enfermedad.

Para la presión arterial. Su alto contenido de potasio es ideal para ayudar a controlarla, este es un problema que padecen una gran cantidad de personas y con el consumo del jugo de tomate se puede mejorar notablemente esta condición.

Para la piel. Otro importante beneficio del jugo de tomate es que aporta al cuidado de la piel, la libra de infecciones, la mantiene limpia de impurezas como pueden ser las espinillas, el acné y múltiples enfermedades cutáneas.

Para la artritis. Debido a su alto contenido de vitamina C, tomar  jugo de tomate con regularidad te ayuda a  fortalecer tu sistema inmunológico, ayudando de esta manera a preparar tu organismo y a reforzar sus defensas, para que pueda combatir diferentes afecciones, entre ellas la artritis.

Para los huesos. El tomate ayuda a tener huesos más fuertes, debido a que las vitaminas C y K  reparan el sistema óseo.

Para la visión. Los tomates pueden mejorar su visión. La vitamina A que proveen pueden ayudar a prevenir la ceguera nocturna.

Para los cálculos renales. Muchos estudios sugieren que es mejor consumir el tomate sin la semilla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *